Hoy nos adentramos un poco en la cocina japonesa, el bizcocho de queso japonés, es posiblemente el bizcocho más popular de Osaca (Japón), en la tienda donde los venden siempre hay cola para comprarlos.

El bizcoho de queso Japonés es el más jugoso que he probado, seguro que se debe a que hacen un merengue primero con las claras de huevo  y al final de todo se lo añaden a la mezcla.

Ingredientes:
250 g. de Queso Crema
50 g. de Mantequilla
6 Yemas de Huevo
6 Claras de Huevo
140 g. de Azúcar
100 ml. de Leche
1 Cucharada de zumo de Limón
1 pizca de Sal
60 g. de Harina de Trigo
60 g. de Almidón de Maíz (Maicena)
1 Sobre de levadura de repostería (polvos para hornear)
1 Molde Redondo (20cm de diámetro y 7 cm de alto)

Elaboración:
Encender el horno a 160º, añadir agua en la bandeja del horno (para poder poner el bizcocho sobre el agua de la bandeja al Baño María).

Mezclar el queso crema con la mantequilla blandita, añadir las yemas de los huevos, la leche, la pizca de sal y la cucharada de zumo de limón.

Mezclar bien por unos minutos, después añadir el sobre de levadura de repostería, la harina de trigo, la harina de maíz y seguir batiendo todo para que no queden grumos, se puede utilizar una batidora eléctrica.

En otro bol bien limpio y seco, añadir las claras de huevo, batirlas con las varillas eléctricas hasta que se vea espumosa, añadir la mitad del azúcar, seguir batiendo y cuando comience a coger consistencia, añadir el resto del azúcar, continuar batiendo hasta que quede una pasta espesa, un merengue denso, este proceso llevará unos cuantos minutos pero merece la pena, en él se esconde el secreto del  bizcocho de queso Japonés.

Una vez esté hecho el merengue, se añade la mitad a la mezcla anterior, se mezcla con movimientos cuidadosos y envolventes, cuando ya esté integrada a la mezcla, añadir la otra mitad que ha quedado de merengue y repetir el proceso, con mucho cuidado de que el merengue no pierda consistencia.

Engrasar el bol redondo, poner dentro del mismo una base de silicona o papel de horno, cubrir los lados con papel de horno también e introducir la masa del bizcocho.

Introducir en la bandeja del horno y dejarlo que se cocine al Baño María unos 55 minutos a 160º.

Pasado ese tiempo apagar el horno, abrir un poco la puerta y dejarlo dentro del horno otros 5 o 10 minutos más.

Sacar del horno el bizcocho de queso japonés dejarlo enfriar, desmoldarlo y dejarlo terminar de enfriar del todo sobre una rejilla.

Decorar por encima con azúcar glas.

Nota:
El tiempo en el horno depende mucho del tamaño del molde que utilices, si es más pequeño y más alto necesitará más tiempo de cocción para que se haga por el medio.

Por eso es aconsejable utilizar las medidas del molde que indica la receta.

Lo he decorado con azúcar glas, pero admite cualquier cobertura como chocolate, mermelada, nata, virutas de coco, chocolate blanco, chocolate con leche o chocolate negro… la que más te guste.