Existe una enorme variedad de recetas en las que se utilizan huevos cocidos, en esta ocasión la receta es de huevos cocidos a la mostaza, es un entrante ideal para preparar acompañado de segundos platos de carnes y pescados, aunque también va perfecto para añadir a platos sencillos de pasta o como parte de la degustación variada de canapes para una fiesta familiar.

Ingredientes:
1 Lata de Espárragos Gruesos
100g. de Queso Gruyére Rallado
8 Huevos
1 Cucharada Sopera de Mantequilla
1 vaso de nata
2 Cucharadas de Mostaza
400ml de Leche
2 Cucharadas de Maicena
Sal
Pimienta

Elaboración:
En una olla de agua con sal hirviendo, introducir los huevos doce minutos, el agua debe cubrirlos por completo, retirarlos del agua y dejar que enfríen en un recipiente con agua muy fría con hielo.
Quitarles la cascara y cortarlos por la mitad, separa la yema de la clara.
En una sartén dorar las yemas con un poco de mantequilla (el resto será para la bechamel), aplastándolas con un tenedor, salpimentar y mezclar con el queso rallado, cubrir cada mitad de clara con la mezcla y reservar.
Preparar la bechamel, primero derretir la mantequilla a fuego medio, añadir la harina y cocinar, añadir la leche a temperatura ambiente, cuando comience a hervir, se le añade la nata también a temperatura ambiente, la mostaza y la sal, dejar cocer a fuego suave unos cinco minutos, removiendo de vez en cuando.
Escurrir los espárragos, ponerlos en una fuente de horno, cubrirlos con los huevos y la salsa bechamel por encima, gratinar y servir calientes.

Nota:
Para preparar los huevos cocidos a la mostaza, es aconsejable sacar los huevos de la nevera un poco antes de hacer la receta, lo que ayudará a que la cocción sea más adecuada, el agua con un poco de sal ayudará a que no se pegue la cascara.

Si se van a preparar para canapes, es apropiado dejarlos reposar una vez preparados antes de unir a las tartaletas o panecillos a utilizar.