Aquí tienes la receta de la Tarta Sacher, que es posiblemente la tarta de chocolate más popular del mundo.
Es una tarta de origen Austríaco que data del año 1832, fue creada por un cocinero de tan solo 16 años, Franz Sacher, que nunca podría imaginar hasta donde ha llegado la popularidad de su deliciosa creación. Nosotros le hemos dado pequeños toques de originalidad, anímate a hacerla y cuéntame que te parece.

Ingredientes:
8 Huevos
200 gr. de Chocolate para Postres
125 gr. de Mantequilla
125 gr. de harina
120 gr. de Azúcar glas
100 gr. de Mermelada de Albaricoque
2 Sobre de Vainilla en Polvo

Para la elaboración de cobertura:
150 gr. de Chocolate para Postres
250 gr. de Nata
1 Yema de Huevo
150 gr. de Azúcar Glas
1 Sobre de Vainilla en Polvo

Elaboración del bizcocho:
Derretir el chocolate del bizcocho.
Ablandar la mantequilla, añadir el azúcar glas y la vainilla en polvo, remover hasta que la mezcla quede espumosa.
Separar 8 yemas de huevo, batirlas con el chocolate fundido y añadirlo a la mezcla anterior de mantequilla.
Poner a punto de nieve las 8 claras de huevo, añadiéndoles una cucharada de azúcar, cuando estén listas, añadir a la mezcla anterior, remover y agregar muy poco a poco la harina, mezclar delicadamente para que las claras no pierdan la consistencia de punto de nieve.
Precalentar el horno a 180º

Untar un molde desmoldable de unos 22cm. de diámetro con mantequilla y espolvorear con harina para que el bizcocho no se pegue.
Añadir la masa en el molde desmoldable e introducirlo en el horno unos 30 minutos aproximadamente.  ¡Deja enfriar el bizcocho!

Cuando el bizcocho esté frío cortarlo en dos horizontalmente, por la mitad. Cubrir una mitad del bizcocho con mermelada de albaricoque calentada y pasada por un pasapurés, poner encima la otra mitad del bizcocho.

Elaboración de la cobertura:
Derretir en un cazo el chocolate, la nata, el azúcar glas y la vainilla en polvo, dejar hervir la mezcla unos cinco minutos, retirar del fuego y añadir la yema de huevo, seguir removiendo bien.
Volver a poner la mezcla en el fuego removiendo hasta conseguir una mezcla espesa. Seguir removiendo hasta que se temple la mezcla.
Colocar el pastel en una placa redonda, cubrirla con el glaseado e igualar con una espátula, a continuación introducir la Tarta Sacher en la nevera.

Nota:
La Tarta Sacher se debe quitar de la nevera una hora antes de ser servida.
y aquí va nuestro toque especial. Tras elaborar la Tarta Sacher, una idea de presentación es emplatarla en porciones y con una cucharada de nata montada en cada plato como acompañamiento, para aquel al que la nata no le atraiga demasiado, queda perfecta con mermelada de frutos rojos, crema chantilly o bien crema pastelera en una pequeña taza para mojar esos riquísimos trozos. Ideal para celebraciones como cumpleaños o para poner de postre en comidas y cenas especiales… Cenas de Navidad.

La receta original de la deliciosa Tarta Sacher, está guardada bajo secreto en el Hotel Sacher en Viena.