En Portugal son muy aficionados a las sopas, es común que el primer plato en las casas Portuguesas sea una sopa, La Sopa Mollo Verde calienta el estómago y reconforta en cualquier época del año.

En el norte de Portugal se puede encontrar esta sopa “mollo verde” (caldo verde) en casi todos los lugares en lo que sirven comida, en mi último viaje a Oporto la he probado y no he podido resistir la tentación de compartirla contigo.

Ingredientes:
1 Chorizo ahumado
1 Manojo de Verdura Gallega (tienen que ser hojas muy tiernas)
1 Cebolla
2 Dientes de Ajo
5 Patatas
Aceite de Oliva
Sal y Pimienta Negra

Elaboración:
Para cocinar esta receta tradicional en Portugal de Mollo verde; Comenzámos por Lavar las hojas de Verdura gallega cortarlas muy finas en juliana y reservar.

Picar la cebolla y el ajo;  En una olla añadir unas 4 cucharadas de aceite de oliva, rehogar en ella la cebolla y el ajo, cuando esté la cebolla casi transparente, añadir las patatas sin piel, lavadas y en rodajas (no hace falta que queden bonitas, luego se van a pasar por la batidora).

Añadir agua hasta cubrir las patatas, cocinar todo hasta que la patata esté muy blandita, aproximadamente unos 20 minutos desde que comience a hervir el agua.

Cortar el chorizo en rodajas y pasarlos por una sartén unos 10 minutos.

Pasar la sopa por la batidora, añadir la verdura gallega cortada en juliana, añadir sal, pimienta negra recién molida y dejar cocer por unos 5 minutos, añadir el chorizo en rodajas y cocer otros 5 minutos.

Servir la sopa adornando cada plato con un par de rodajas de chorizo.

Nota:
En casa, en vez de pasar el chorizo por la sartén, utilizamos chorizo fresco y lo cocinamos en vino blanco, queda muy rico, incluso para poner como tapita para acompañar una bebida refrescante, lo cocinamos de esta manera:

mientras cuece la patata para preparar el mollo verde, añadir el chorizo entero en una cazuela pequeña, pincharlo un poco con el tenedor,  cubrirlo con un vaso de agua y uno de vino blanco, añadir 1 hoja de laurel y cocer durante unos 40 minutos, hasta que se haya consumido casi todo el líquido y listo para cortarlo en rodajas, se puede servir  como prefieras.

Si te cuesta conseguir la verdura gallega, se puede sustituir por col verde, aunque no es el mismo sabor, estará muy rica también.