Según se puede destacar de diversas historias conocidas a nivel mundial, el origen del tenedor nos lleva al siglo XI, en un primer momento y aunque el uso parecía ser para lo mismo que para lo que se utiliza actualmente, el tenedor de ese siglo no tenía más que forma de pincho y un diente, nada que ver con lo que conocemos en la actualidad. Otras historias dejan claro que ha sido la realeza la causante de que el tenedor…